Preguntas Frecuentes (por el Prof Iñaki Piñuel)

Por si acaso te acosan...

Han pasado ya 12 años desde la publicación de mi primer libro, “Mobbing. Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo” (2001), que fue el primer libro sobre Mobbing que se publicó en español.

Otros libros siguieron a este primero. Asi después vieron la luz en 2003 “Mobbing, manual de Autoayuda (ed Aguilar) , en 2004 Neomanagement, jefes tóxicos y sus víctimas (ed Aguilar), en 2007 Mobbing escolar (ed CEAC), en 2008 Mi jefe es un psicópata (ed Alienta) y La dimisión Interior (ed Pirámide) y Mobbing: Estado de la Cuestión (ed Gestion 2000) y en 2009 Liderazgo Zero (ed LID).

En este nuevo libro he incluido toda la experiencia que he adquirido en los últimos años en la investigación y el tratamiento y asistencia psicológica de miles de casos de acoso psicológico en el trabajo desde el Instituto IIEDDI dedicado a la atención psicológica a las víctimas de este problema y desde la investigación especializada como profesor universitario en la Universidad de Alcalá en Madrid (España).

He escrito “Por si acaso te acosan” como una vacuna dirigida a las posibles víctimas del acoso psicológico en el trabajo antes de que se conviertan en tales.

Se trata de 100 pequeñas dosis de conocimiento y saber práctico para cualquiera que pueda sufrir el mobbing en su desempeño profesional.

La mayoría de las personas que sufren el acoso creían anteriormente que esto jamás les podría ocurrir a ellas. De forma ingenua participan del mito generalizado de que las víctimas de mobbing algo son o algo han hecho que explica y justifica el hostigamiento.

Una vez más en Por si acaso te acosan, he querido contar la verdad de las víctimas que es la única verdad en un planteamiento riguroso y científico de la cuestión; la verdad de su inocencia.

Esta revelación sigue hoy siendo incómoda en un mundo laboral que participa de la visión religiosa mítica y sacrificial del neoliberalismo en la que la mayoría cree que cada uno recibe siempre su merecido por la mano invisible de la Economía.

Bien engrasado, el mecanismo victimario del acoso promueve un mundo laboral absolutamente “perfecto”, puesto que asegura automáticamente la eliminación de todo lo que considera imperfecto, y hace aparecer imperfecto, indigno de existir, todo lo que resulta violentamente eliminado por el propio acoso. Un círculo vicioso y falaz que muy pocos advierten, incluso entre los investigadores.

Muchos pretenden colocar en un plano de igualdad la verdad de las víctimas y la verdad de los perseguidores como si la realidad fuera una cuestión de perspectiva y no existieran datos objetivos y objetivables para establecer que las conductas de acoso existen en verdad.

En lugar de ser percibidas como victimizadas, las víctimas de mobbing suelen ser por el contrario consideradas como justamente retribuidas por un orden social coherente, justo y por un modo de hacer las cosas que no puede ser sino el que es.

Situar la verdad de los perseguidores en el mismo plano que la verdad de las víctimas supone que ya no hay diferencia, ni verdad para nadie.

Estos “amigos” reivindican su sinceridad y neutralidad, pero su verdad supone el linchamiento de víctimas inocentes.

Hay que elegir siempre entre estas dos perspectivas. En materia de mobbing, evitar tomar partido supone una estafa.

Toda afectación de neutralidad, impasibilidad e indiferencia ante las víctimas del acoso psicológico en el trabajo, cualquiera que sea su pretexto (cientísta, estoico, filosófico, religioso, new age, o cualquier otro), no es más que un fraude, una estafa que perpetua el statu quo, prolonga el ocultamiento del mecanismo del chivo expiatorio y nos convierte en cómplices eficaces de todos los perseguidores.

En mi opinión la apasionada defensa de las víctimas de acoso es la verdadera fuente del saber científico y real en torno al mobbing.

Dejando aparte todas las calumnias y versiones míticas que pretenden contar la realidad al revés y hacer a las víctimas merecedoras y culpables de lo que les sucede, se alza para todos aquellos que quieran reconocerla, como una luz resplandeciente, la Verdad.

Este libro narra esta verdad que permite a las víctimas retornar a la cordura.

Recuperada la convicción de su inocencia, pueden sentirse al fin merecedoras de lo bueno. Pueden defenderse. Pueden reivindicar el derecho fundamental de todo ser humano a la dignidad, al respeto…también, claro que si, en su trabajo.

Profesor Iñaki Piñuel